• 15 SEP 19
    EL VERDADERO ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

    En esta foto hemos resumido nuestros mejores deseos. Y comparto también con vosotros lo que para mí hace que estos deseos se hagan realidad.

    EL VERDADERO ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

    La salud es el equilibrio entre el bienestar físico y el psíquico. Por eso os invito, en estas fechas ajetreadas, a parar, a recordar qué representa la Navidad, y cuáles son las cosas realmente importantes.

    La Navidad es un momento del año que, aunque gusta muchísimo, genera mucho estrés: decidir y preparar los menús, los regalos, el belén, el árbol, la decoración etc.

    Todas esas costumbres son maneras de embellecer y adornar la que para muchos es la reunión familiar más importante del año. Y la volvemos una actividad frenética, llena de cosas que hacer. Cenas y almuerzos copiosísimos, postres hipercalóricos, decoraciones sobrecargadas y regalos carísimos, son cosas que afectan nuestra salud física y mental.

    La Navidad no es comprar, ni comer, ni decorar.

    Lo importante en estas fechas es estar juntos. Hablar con seres queridos que vemos poco pero que queremos mucho. Crear recuerdos placenteros de unión que nos acompañarán en los momentos difíciles. Pasar un momento entrañable con la mejor compañía, relajados, disfrutando el momento.

    Para mí, como para muchos otros, tiene un trasfondo religioso, que, aunque no practico, me gusta recordar. Por eso en Andalucía es tan importante el belén o nacimiento, con sus ángeles, sus pastores, sus reyes magos, San José, la Virgen María y el Niño Jesús.

    En los países nórdicos es la fiesta de la luz. En el día más corto del año, se encienden las velas y se adorna un abeto, símbolo de la inmortalidad. El árbol de Navidad representa lo único que permanece verde y vivo en las condiciones más adversas, en las que todos los demás árboles pierden sus hojas. Para los celtas era el dios del invierno.

    Las Navidades actuales son un ejemplo de como fusionar sin enfrentamientos distintas costumbres, de forma armoniosa, sin molestar a nadie, conviviendo. ¿Quién no tiene hoy en su casa un belén al lado de un árbol de Navidad?

    ¿Quién os traerá los regalos, Papa Noel o Los Reyes?

    Recordemos el verdadero espíritu de Navidad, de amor y convivencia y pasemos un maravilloso momento en la mejor de las compañías.